La ciudad social, la ciudad digital

Michael de Lange (de The Mobile City), en Social Cities: How to Engage Citizens With Digital Media realiza una nueva reflexión en torno a la relación entre las nuevas tecnologías y la ciudad. El autor intenta responder a cómo las nuevas tecnologías pueden contribuir a generar una mejor relación entre las personas y su entorno.

De Lange se pregunta por ejemplo si los medios móviles tan útiles y versátiles en la vida cotidiana, también pueden ser útiles para mejorar la relación entre los ciudadanos y su ciudad. Pero una ciudad es un todo y a la vez suma de muchas partes, donde lo global se mezcla activamente con lo local (y lo hiperlocal), por lo que las soluciones no siempre son fáciles de implementar:

Some collective issues have a global span, like social equity, environmental sustainability, and water, food, and energy provisioning. Others, like shrinking cities, aging populations, or empty buildings, are locally specific. Many cities also face issues like the perceived loss of publicness, safety, social cohesion, and the gap between citizens and government. Typically, complex urban issues like these are not exclusively ‘owned’ by a single party. They are commons issues that involve multiple stakeholders who often have incompatible interests, and therefore they need collective forms of governance.

De Lange menciona varios proyectos (se trata de ciudades europeas) que funcionan en el escenario descrito como es el caso de Buurtvergelijker, (en la imagen) que permite comparar información proveniente de diversos barrios o Fix My Street, que ya hemos comentado en este blog, y que permite que los ciudadanos reporten problemas vinculados a las infraestructuras y servicios de la ciudad. La presencia de la cartografía en este tipo de plataformas es indiscutible y no sólo por su valor de herramienta, sino también por su fuerza simbólica en la organización del espacio local.

En los proyectos mencionados se puede reconocer cómo se modifica la  forma tradicional de participar en la construcción de la ciudad por parte de los ciudadanos, que ya no es vertical. Las redes digitales  como señala De Lange permiten participar en la creación de una ciudad heterogénea y no compartimentada que privilegia una ciudad polifónica por sobre una ciudad creada a partir de comunidades organizadas en estilos de vidas comunes.

If we truly want engaging cities, it is urgent we start exploring how we can make our cities more social rather than more high-tech.

El desigual mundo físico-digital

Mark Graham investigador de la Universidad de Oxford, a quien ya hemos citado en varias ocasiones en este blog y quién junto al investigador Andrew Zook ha desarrollado el concepto de Digiplace , escribe en el blog Poverty Matters de The Guardian, el artículo, In a networked world, why is the geography of knowledge still uneven?

En este post Graham, utiliza la Carta Pisana (fotografía), un mapa de navegación del siglo XIII, para recordar que la transmisión del conocimiento requiere del movimiento y circulación de las personas (y de los bienes y servicios también) y también de medios de comunicación y por lo tanto de una relación con medios e infraestructuras físicas (lo mismo sucede hoy con blogs, fotografías y videos). En la carta Pisana, prácticamente no existe información acerca de los territorios situados más allá de los límites de Europa. Y esta constante de producción del conocimiento (libros, periódicos, etc) se mantiene hasta finales del siglo XX con una preeminencia visible del norte sobre el sur.

En la era digital, se produce un cambio notable sobre todo en el nivel del acceso, si bien existe una gran parte del mundo desconectado aún de la red. Y a pesar de este cambio, la constante de la relevancia del norte sobre el sur se mantiene fuertemente.

On Flickr, countries in the north are covered by much thicker clouds of information. Google’s databases contain more indexed user-generated content about the Tokyo metropolitan region than the entire continent of Africa. While on Wikipedia, there is more written about Germany than South America and Africa combined. In other words, there are massive inequalities that cannot simply be explained by uneven internet penetration rates. A range of other physical, social, political and economic barriers reinforce the digital divide, amplifying the informational power of the already powerful and visible.

La persistencia de estos datos como señala Graham, no puede ser explicada y/o contextualizada sólo a partir del aumento del nivel de acceso. En este escenario, Graham señala la necesidad por parte de las comunidades de decidir la creación de contenido y posteriormente la realización de planes específicos, es decir una estrategia.

Y esta  estrategia se inicia en las personas y no en el acceso.