Los vinos de Francia y el metro de Londres

Los mapas son tan cotidianos que tendemos a pensar que el mapa es un reflejo o representación inequívoca del territorio. Por ejemplo, los mapas de las redes de ferrocarril metropolitano de cualquier país, no son sino una simplificación y selección de información (para cumplir sus objetivos), al igual que cualquier mapa, pero sin ellos no podríamos situarnos en una red de metro desconocida. Y esta simplificación de elementos de organización espacial, también es aplicable a otros escenarios, lo que permite observar la versatilidad de estos.

El mapa del metro de Londres es probablemente uno de los mapas de metro más célebres del mundo. Si bien, el mapa actual es el resultado de muchas modificaciones, se encuentra basado en los primeros  diseños de Harry Beck, en el año 1931. Pero lo curioso de este mapa es que también puede inspirar un mapa de vinos de Francia como recientemente he descubierto. Y no sólo es curioso por el origen de la  idea, sino también efectivo, de hecho me he formado en pocos minutos, una visión acerca de los vinos de Francia y su ubicación.

En el mapa, creado por David Gissen, se distinguen por sobre otras figuras, las principales zonas productoras de los vinos franceses como por ejemplo Bordeaux o Champagne. Y la ubicación no es un tema menor tratándose de los vinos de cualquier país productor, ya que probablemente la ubicación geográfica, lo es todo y en Francia más, ya que las clásicas denominaciones de los vinos franceses tienen directa relación con sus lugares de origen. A partir de las zonas productoras se organizan otras unidades como ciudades, topografía, arquitectura  y por supuesto, las denominaciones de los vinos.

La estructura de línea y nodos, habitual en el contexto de los mapas de transportes, también es útil en este contexto ya que visualiza los lugares de cultivo y producción como una continuidad, creando regiones uniformes que atraviesan el territorio y lo organizan (donde la distinción cromática es fundamental sobre un mapa de Francia de tonalidad gris). En este sentido, el resto de las unidades, incluso las representaciones de edificios emblemáticos, permanecen subordinadas a las zonas descritas y sus nodos.

 Salud!

Le Petit Prince est ici

 

Ya estuve en este blog hace unos meses, celebrando sus virtudes y de hecho es uno de los que visito frecuentemente porque realmente es un disfrute. En esta ocasión vuelvo a mencionar a Space & Fiction para  referirme a le Petit Prince o El Principito, libro noble donde los haya y que yo considero imprescindible, por lo menos para mí.  El post en cuestión y estoy hablando de un superpost, ya que se trata realmente de una investigación en regla, nos muestra los lugares en los que el personaje de Saint –Exupéry, se ha materializado en nuestro planeta.

Le Petit Prince de Saint-Exupéry est devenu un personnage universel. Traduit en plus de 200 langues, le conte poético-philosophique de l’aviateur français atteint visiblement  quelque chose de profondément ancré chez tous les hommes.  Il semblerait bien qu’il ait quitté sa planète pour se matérialiser sur la nôtre. Mais où précisément et pourquoi?

Y nos encontramos con que le Petit Prince se ha materializado en muchos lugares , entre otros Lyon, Toulouse  e incluso en Korea y Japón y también aquí en Catalunya (donde resido actualmente) en la zona llamada Costa Brava, en L’Escala.

Ya había visto varios ejercicios que relacionaban literatura y geografía , pero lo de El Principito realmente me ha superado. El post nos habla nuevamente de nuestra necesidad de vincular al espacio nuestras vivencias, de espacializar nuestra memoria y porqué no, del cariño por un personaje entrañable y universal, al que queremos recordar, como todo lo bueno de la vida.

Ah, os recomiendo leer el post completo, realmente es un regalo.

“…C’est le temps que tu as perdu pour ta rose,
qui fait ta rose si importante….”