Paseando por el Central Park al ritmo de la música

Una buena forma de volver a este blog que llevaba semanas prometiendo actualizar, es precisamente la relación que establecen las personas con su entorno urbano cotidiano y el uso que hacen de las nuevas tecnologías en este contexto. El pedestrismo y nuestra vinculación con la ciudad mediante el sencillo acto de caminar adquieren un nuevo protagonismo mediante el uso de dispositivos móviles.

Y nada mejor que volver a este blog con una aplicación creada para Iphone llamada  Central Park (Listen to the Light), y que permite escuchar diferentes temas y estilo de música mientras se circula por el emblemático parque de la ciudad de Nueva York. La propuesta creada por el dúo de música electrónica Blue Brain y el programador informático Bradley Feldman, se modifica a medida que uno recorre el parque tanto en temática musical como en volumen (existen casi 400 canciones) . Se trata de un ejercicio de pedestrismo musical, ya que el software está organizado cartográficamente, de forma que la programación musical cambia según el espacio.

El camino que elijamos determina lo que oímos gracias a lo que los compositores denominan un “disco consciente de la localización”. “Es como un álbum de ‘elige tu propia aventura”, comenta Ryan Holladay, que, junto a su hermano Hays, forma este dúo de electro-pop.

Una nueva forma de conocer la ciudad, en este caso un parque, de grandes dimensiones (recordemos que el Central Park  es dos veces más grande que Mónaco y que recibe cerca de 25 millones de visitantes al año) mediante una vieja práctica: el paseo, ahora el  el Ipaseo.

Por cierto, el post original viene del diario El Pais de su sección de Tecnología y se titula Central Park, a ritmo de aplicación para iPhone.

Anuncios

Mapeando el amor en Nueva York

Ignoro si los situacionistas franceses llegaron a vislumbrar la simplificación de las herramientas cartográficas que conduciría a lo que aquí hemos denominado Neogeografía, pero lo que si creo es que nunca se les pasó por la cabeza que incluso las grandes empresas y firmas orientadas al lujo, actuarían de mediadores en la espacialización de la memoria de los seres humanos.

En este caso se trata de Love Is Everywhere, Share the place where your hearts beat faster. Este es un mapa de Tiffany & Co, en el que es posible anotar el espacio de la ciudad de Nueva York con nuestra memoria afectiva romántica, por así decirlo. El mapa (Mashup de Google Map) nos permite espacializar los lugares donde conocimos a nuestra pareja, donde nos besamos, donde nos miramos por primera vez, en pocas palabras, esas situaciones que permanecen en nuestra mente de por vida.

Yo mismo recuerdo hasta la ropa que llevaba en alguna ocasión, la hora y hasta una canción que se escuchaba a través de una ventana que con el tiempo me aprendí. Y en mi caso además aquello llamado romanticismo es más bien anglosajón y sin ofender a nadie, París me parece una ciudad maravillosa, pero Londres o Nueva York son mis escenarios predilectos para “fall in love”.

Esta plataforma centrada en Nueva York pero extensible a todos los Estados Unidos, en cuestión nos permite literalmente hablando, poner un corazón en aquella porción del espacio donde deseamos vincular alguna vivencia relacionada con el amor. Y digo, poner un corazón porque si clicamos en share your love, se despliega un menú de herramientas, donde la primera opción es Drag this heart to a location. A continuación debemos poner las iniciales de las parejas involucradas en la vivencia (se supone la participación de dos personas) y finalmente una descripción de la vivencia (opcional).  

Ah, yo me quedo con esta anotación, que mejor que compartir algo dulce con alguien.

Ah, encontré esta plataforma través del blog Maps ante City. Map girl living in the city, gran blog.

 sucede.

Rápido a casa en el metro de Nueva York vía móvil

Navegando por la sección de tecnología del New York Times me encontré con el post Help in Shaving Minutes off Your Underground Commute que se refiere a un tema muy cotidiano: cómo ahorrar tiempo en llegar a casa, en este caso en el metro. Y en el artículo en cuestión (lo que me ha dejado sorprendidísimo) se describen un conjunto de aplicaciones vía móvil mediante las cuales podemos conocer la mejor ruta a través del metro para llegar antes a casa.

En este post se describen varias de estas aplicaciones como son Exit Strategy NYC, HopStop o Pick Map, por ejemplo. La mayoría son de pago y están disponibles iPhone, Blacberry y Android. Curioso y muy buen artículo.

Mapa de Olores de Nueva York

Nuevamante  nos sorpendemos con las ansias humanas de cartografiar las más diversas experencias y además con otra lectura urbana, esta vez de los olores. Si, porque todas las ciudadades, huelen, también Nueva York.

smells

A través del New York Times, nos encontramos con el recorrido personal por Nuev York, de Jason Logan, quien nos describe las zonas transitadas de la ciudad y los olores asociados a ellas y con papel y lápiz, más alguna ayuda interactiva mu útil. No deja de ser curioso comparar los olores, por ejemplo, los de Harlem y de Wall Street. Ah, hay olores típicos y olores de día y olores de noche.

A curiosear.

Hypercities

Navegando una vez más por La Cartoteca, nos hemos encontrado con un valioso hallazgo que a través de las nuevas tecnologías nos permite  acercarnos a la comprensión de las ciudades a través del tiempo. En este caso se trate de Hypercities (en fase BETA), una web en la que es posible teniendo como base a Google Maps, realizar una exploración de  ciudades del mundo a partir de su desarrollo a través del tiempo en un entorno on line.

Como se señala en la Home de  la plataforma:

Hypercities is a revolutionary aggregation platform built out of and on top of real cities: it augments the space and time of the physical world with the information web and renders the experience of the World Wide Web geographic and temporal.

Ya existían otras opciones similares en este ámbito, de hecho hace ya unos meses que Google Earth, permite realizar un traslado en el tiempo a partir de sus mapas. Hypercities utiliza el mismo concepto (el desarrollo cronológico), pero la puesta en escena es infinitamente más cuidada y el resultado final formidable, utilizando cartografía histórica. La Macarthur Foundation se encuentra tras esta iniciativa.

La interfaz es muy sencilla, ya que en la parte superior de la página se encuentra una línea de tiempo y en la zona derecha, un  menú con los mapas disponibles y organizado cronológicamente. Al seleccionar un mapa este se superpone en forma de layer sobre el mapa actual de Google, en el caso de Nueva York, existen 37 mapas o layers históricos, el más antiguo nada menos de 1609 o mejor dicho de la isla de Manhatta hoy Manhattan. La visibilidad de los mapas varía en función de la intensidad del layer histórico, que es modificable. Aquí podemos ver el layer de New York y Brooklyn según un mapa de 1867.

N York

Pero más allá de lo delicioso que resulta trabajar con plataformas y herramientas con estas prestaciones, la reflexión final nos lleva por un lado y por enésima vez a recordar la fallida profecía del Fin de la Distancia, ya que hoy más que nunca nuestra condicion humana local y cartográfica está viva. En segundo lugar, la posibilidad de acceder a la historia de las ciudades con este enfoque nos debe permitir superar el ámbito de la curiosidad y la anécdota. En un mapa temporal de una ciudad podemos encontrar explicaciones acerca de un sinnúmero de cuestiones que aparentemente no pueden hallarse en un mapa pero que si están presentes como es el caso de los centros de poder, el rol de las redes de comunicación en la expansión territorial y/o su vinculación con la cantidad y distribución de la población.

Un mapa histórico (mediante la utilización de layers) puede permitirnos conocer el desarrollo de una ciudad a partir de los fines dispuestos por sus habitantes y sus gobernantes, ya que una ciudad no es un azar del destino, por lo que al igual que muchas otras creaciones, es una creación humana. Aún hay pocas ciudades, pero las prestaciones de la plataforma prometen.

Social Explorer

Social Explorer es un sitio en el que podemos acceder a un conjunto de mapas de los Estados Unidos de Norteamérica desde el año 1790 al 2000 y además con varias posibilidades de selección temática. Nuevamente los mapas contribuyen (y auxiliados por las nuevas tecnologías) a complementar la descripción y explicación de determinados procesos.

Pero no solamente las temáticas de búsqueda (etnias, religión o censos) son muy interesantes sino también la interfaz a partir de la cual podemos acceder a la información. Y esta es una de las ventajas de las nuevas tecnologías, ya que permiten organizar la información de una forma mucho más atractiva, pero además mucho más vinculante. Por lo que cuando hablamos de la capacidad de visualización que ofrece la cartografía y su potencial desarrollo en la web, no nos referimos sólo al hecho de que los datos provenientes de la ciencia cartográfica ahora estén ahora a disposición de un número mayor de personas o que estas puedan desarrollar cartografías personales. La visibilización por tanto responde también a lograr una organización de la información de forma que esta sea más accesible y que permita ala usuario obtener otras lecturas. Un buen ejemplo de lo anterior es el mapa de Etnias de la ciudad de Nueva York de 1910 a 2000. Aquí podemos ver la presencia de los hispanos  en la ciudad de los rascacielos en el año 2000.

hispanos1

En este podemos utilizar herramientas similares a las de Google Maps (ya prácticamente universalizadas) como el zoom y el desplazamiento en el mapa. Pero también podemos realizar búsquedas en el mapa y realizar marcas sobre el. Para la búsqueda espacio tempaoral de las determinadas etnias en la ciudad, acudimos al menú y seleccionamos la etnia y el año. Los porcentajes de población aparecen representados mediante índices cromáticos. El mapa cuenta con un alto nivel de detalles y así se encuentran señalados elementos como las carreteras, plazas o carreteras.

Finalmente existe la opción de realizar un visionado completo mediante la opción de una presentación (podemos regular la velocidad) de todo el proceso en forma continua. Magistral. ¿Quién dijo la geografía había muerto?