Paseando por el Central Park al ritmo de la música

Una buena forma de volver a este blog que llevaba semanas prometiendo actualizar, es precisamente la relación que establecen las personas con su entorno urbano cotidiano y el uso que hacen de las nuevas tecnologías en este contexto. El pedestrismo y nuestra vinculación con la ciudad mediante el sencillo acto de caminar adquieren un nuevo protagonismo mediante el uso de dispositivos móviles.

Y nada mejor que volver a este blog con una aplicación creada para Iphone llamada  Central Park (Listen to the Light), y que permite escuchar diferentes temas y estilo de música mientras se circula por el emblemático parque de la ciudad de Nueva York. La propuesta creada por el dúo de música electrónica Blue Brain y el programador informático Bradley Feldman, se modifica a medida que uno recorre el parque tanto en temática musical como en volumen (existen casi 400 canciones) . Se trata de un ejercicio de pedestrismo musical, ya que el software está organizado cartográficamente, de forma que la programación musical cambia según el espacio.

El camino que elijamos determina lo que oímos gracias a lo que los compositores denominan un “disco consciente de la localización”. “Es como un álbum de ‘elige tu propia aventura”, comenta Ryan Holladay, que, junto a su hermano Hays, forma este dúo de electro-pop.

Una nueva forma de conocer la ciudad, en este caso un parque, de grandes dimensiones (recordemos que el Central Park  es dos veces más grande que Mónaco y que recibe cerca de 25 millones de visitantes al año) mediante una vieja práctica: el paseo, ahora el  el Ipaseo.

Por cierto, el post original viene del diario El Pais de su sección de Tecnología y se titula Central Park, a ritmo de aplicación para iPhone.

Anuncios

The Connected States of America

 

Cómo ya vengo hablando o blogueando mejor dicho, uno de los temas de este blog es la cartografía y los mapas entendidos sobre todo como una invención moderna, vinculadas a la aparición de los estados en la línea planteada por Denis Wood. Esta afirmación, no implica la existencia por sí sola de límites inamovibles, de contenedores en los que las personas desarrollan sus vidas aisladas del resto del mundo, por el contrario, los seres humanos hemos vivido interrelacionados a lo largo y ancho del Globo Terráqueo desde antes de la existencia de las mismas civilizaciones. Las fronteras son en sí mismas porosas, flexibles y permeables, como bien dice Doreen Massey cuando refiere al concepto de Progressive Sense of Place.

Por lo que la cartografía digital y sus múltiples expresiones, no hacen sino visualizar, un escenario en el que el ser humano se desenvuelve cotidianamente, lo que no lo hace menos sorprendente. En esta línea, el Senseable Lab, una vez más realiza un ejercicio sorprendente con The Connected States of America, es decir un mapa de las interacciones de teléfonos móviles en  los Estados Unidos de Norteamérica. Hace algunos años, el Senseable Lab desarrolló WikiCity, proyecto de investigación urbana que buscaba crear un escenario colaborativo de mejor uso de infraestructuras utilizando los datos provenientes de los transportes o los usuarios de estos, mediante los teléfonos móviles. En estos ejercicios del Senseable Lab, se puede reconocer la idea del citizen sensor.

The Connected States of America permite ver un país interconectado, dentro de una  misma demarcación estatal y de este a oeste también (los arcos muestran interconexiones fuera del ámbito estatal y las líneas verticales en el mismo estado). De esta forma, parece casi un nuevo país, en el que por ejemplo se crean nuevos escenarios”, como Chattanooga (Tennessee), que se comunica más frecuentemente con Georgia-Alabama que con el resto de Tennessee o el mismo Georgia-Alabama que aparece como un nuevo “estado interconectado”.  Pero también otros estados que se interconectan con mayor frecuencia consigo mismos, como es el caso de Texas.

Estas interconexiones no se generan en el aire porque sí,  sino que responden a un sinnúmero de elementos que nos recuerdan una vez más la relevancia de las infraestructuras físicas  (en muchos casos estatales, locales o nacionales) ya que la telefonía móvil la necesita y eso responde a muchos factores e intereses políticos y económicos de por medio. Por otro lado, también es cierto que la movilidad interestatal de los Estados Unidos de Norteamérica es algo a tener en cuenta, así como la red de carreteras, las empresas y las ofertas de trabajo y por lo tanto también, las universidades, los colegios y seguir.

O sea, como para repensar nuevamente, sobre la idea de estado y frontera porqué no y para leer y releer una vez más a Stephen Graham.

Cómo leer un mapa en Liberia

Los mapas forman parte de nuestras vidas en lo práctico y también en nuestro escenario simbólico y mental, pero como señala Dennis Wood en su estupendo libro Rethinking the Power of Maps (2010), los mapas como tales, sólo existen a partir del surgimiento del estado moderno y como tales y además han contribuido de forma imprescindible a su creación. Pero de la misma forma cuando hablamos de estados modernos excluimos a una gran parte de África (casi en su totalidad) y Asia y por qué no decirlo hasta América Latina.

Por la misma razón cabe pensar qué sucede en las zonas del globo donde el estado no se creó como dicen los libros, con los mapas, ya que los mapas permitieron delinear los límites estatales en la mente de sus habitantes. Esta reflexión, me vino mientras revisaba el sitio de ICT Works y leía el post Four Obvious Yet Completely Wrong Assumptions About Technology Use in the Developing World, en el que Patrick Meier relata su experiencia en el iLab de Liberia en el que se refiere a los problemas en la adopción de las tecnologías en los países en vías de desarrollo.

En el post el autor se refiere a situaciones como por ejemplo el uso del teclado del teléfono móvil en Liberia, en este caso con el teclado de texto predictivo, que para muchos de nosotros es algo habitual, pero que para otras personas puede no serlo, mucho más si nunca ha sido visto.

But as soon as she pointed out how confusing this can be, I immediately understood what she meant. If I had never seen or been warned about this feature before, I’d honestly think the phone was broken. It would really be impossible to type with. I’d get frustrated and give up (the tiny screen further adds to the frustration).

Meier también señala el caso del PIN del teléfono móvil. El móvil esutilizado como instrumento de pago en varios lugares de Africa y en el caso concreto del post en Haití. En este sentido si el móvil es utilizado como vehículo de dinero, para mucha gente no sería lo más seguro que este fuese accesible tecleando sólo 4 dígitos.

En el caso de los mapas, el autor se refiere a raíz de la realización de un workshop relativo a  Walking Papers, que contrariamente a lo que pensamos, no existe nada intuitivo en una imagen satelital cuando nunca se ha subido a un avión o a un edificio. Ni hablar de GPS y conceptos como latitud y longitud.

De la misma forma parte de la iconografía, de Google Maps y herramientas como es el caso del zoom pueden también ser sencillamente desconocidas.

More wrong assumptions revealed themselves during the workshops. For example, the “+” and “-” markers on Google Map are not intuitive either nor is the concept of zooming in and out. How are you supposed to understand that pressing these buttons still shows the same map but at a different scale and not an entirely different picture instead?

 En este sentido, Google Maps en el año 2009 introducía para su versión en India indicaciones relacionadas con elementos perceptibles para los habitantes como tiendas o edificios y no vías propiamente tales.

Más razones para revisar conceptos, experiencias y para comprender y no olvidar nuevamente que las tecnologías no son una excepción y son mediadas por las personas.

Repara Ciudad: reparando la ciudad on line

A principios del 2009, en este blog puse un post sobre Fix My Street, una plataforma creada por My Society que permite (digo permite, ya que aún funciona) que las personas publiquen sus impresiones o quejas acerca de determinados problemas locales como grafitis, iluminación o el estado de las aceras.

La forma de funcionamiento es muy sencilla, ya que los ejes de localización lo constituyen el código postal y un mapa local. Posteriormente, la gente de Fix MY Street activa y dinamiza la vinculación con las autoridades respecto a esta petición para que esta pueda llegar a concretarse efectivamente. Los participantes localizan-denuncian y FMS hace de puente con las instituciones.

Hace unos días navegando en el periódico de Catalaunya me he encontrado con Repara Ciudad, una premiada, muy completa y desarrollada plataforma que permite localizar incidencias relacionadas con la vía pública. Repara Ciudad, gestiona por Open Data Cities, utiliza una mecánica similar a la de Fix My Street, ya que es esta empresa la que hace de puente con el ayuntamiento. Igualmente las incidencias son cartografiadas y en este caso también etiquetadas.

Al ingresar en la Home se accede inmediatamente al mapa, en este caso de la ciudad de Barcelona (donde resido actualmente) y junto a este se encuentra una barra menú vertical donde es posible seleccionar el tipo de incidencia que uno desea publicar. Las opciones van desde desperfectos en papeleras hasta otras incidencias como recogida de muebles o ruidos. Al clicar en alguna de estas pestañas se ingresa la dirección y se describe la incidencia (también se puede aportar una fotografía) y a continuación tras la identificación (optativa), la petición está lista para ser publicada. Como es de suponer, existe una aplicación para dispositivos móviles.

Soy más partidario de la sencillez de Fix My Street, ya que la categorización si bien me parece útil tal vez pueda resultar excesiva (estas opciones se repiten también en un menú desplegable al haber seleccionado ya una opción, lo que puede resultar confuso). Sin duda alguna, es de utilidad a la hora de organizar las peticiones, pero también es verdad que en estas instancias me parece que lo mejor es privilegiar la sencillez. No veo igualmente la posibilidad de separar los layers por etiquetado (lo que me parece necesario si es que existe un etiquetado visible en el mapa), ni tampoco linkear en la home a las últimas incidencias. Espero poder navegar más.

Los mapas no son sólo importantes como herramienta sino también como referente simbólico y actúan como mecanismo de Place Attachment. Por esta razón siempre me parece adecuada una distinción distrital o barrial o algún denominador común. Me refiero por ejemplo a las txapelas de Bilbao bi, si bien se trata de una web que permite anotar el mapa de la ciudad de Bilbao y alrededores con diversidad de propósitos.

Si bien Repara Ciudad está abierta no sólo a Barcelona, no es menos cierto que extraño la cotidianeidad, la cercanía, y eso no es un tema menor, ya que hablamos de entornos de proximidad, de localidad. Una de las promesas de la Neogeografía (Turner, 2006),Web Geoespacial (Scharl and Tochtermann, 2007), o Digiplace (Zook and Graham, 2007a) es la relación con lo próximo, con lo cotidiano, con lo hiperlocal. Y no hay nada más hiperlocal que una esquina o un semáforo, porque estos forman parte de la vida cotidiana de las personas, sólo por esto.

Systems/layers: guía para un paseo por la ciudad digital

El pedestrismo digital es uno de los temas de este blog, por lo que habitualmente se han mencionado plataformas, herramientas y proyectos de investigación ligados a este campo. La posibilidad de comprender una ciudad no como un todo sino que a partir de la experiencia pedreste personal es algo que Debord (1955) planteó hace ya varios años, y que las nuevas tecnologías potencian de una forma sorprendente, en especial el teléfono móvil y su capacidad de generar nuevas instancias de. Pero llevaba una temporada larga enumerando requisitos de lo que tendría que ser una experiencia pedestre en este caso por Barcelona, tenía claro que debía ser utilizando dispositivos móviles y me proponía entre otras cosas buscar la presencia de códigos QR en la ciudad.

Y en esta discusión interna me encontré con Systems/layers una guía desarrollada por Nurri Kim Adam Greenfield de Do projects (no olviden visitar su sitio) y Giles Lane de Proboscis. Proboscis desarrolló Urban Tapestries (2002-2005), el que es a mi juicio la madre de muchos de los proyectos que utilizan telefonía móvil para desarrollar anotaciones espaciales. El objetivo de Urban Tapestries era contribuir a generar una memoria colectiva de la comunidad mediante las anotaciones de sus ciudadanos utilizando dispositivos móviles.

Systems /layers: How to run a walkshop on networked urbanism,  entrega  un conjunto de pautas que permite caminar-navegar por una ciudad en busca de este layer que comprenden determinados mecanismo tecnológicos que forman parte de nuestra cotidianeidad, pero que habitualmente no percibimos como es el caso de las cámaras de vigilancia o los sensores de calidad del aire. Es interesante cómo se utiliza el concepto de layer tan recurrente en cartografía y también en diseño, es decir un conjunto de información asociada y que se superpone a un entorno delimitado en ese caso, la ciudad.

Mobile phones, CCTV cameras, building-scale displays, embedded sensors, and remotely-operated barriers are all part of this transformation. Between them, these systems superimpose a layer of information on top of the physical bricks and paths of the city, and this is increasingly a place where control over space and behavior can be exerted.

 Según los gestores de este proyecto, comprender este layer resulta imprescindible para la idea de ciudadanía de las ciudades contemporáneas. Pero lo más importante, es que se trata de realizar el descubrimiento de este layer caminando físicamente por la ciudad para descubrir las manifestaciones de esta red.

Con estos objetivos, los recorridos se plantean a través de 3 tipos de lugares:

Places where information is being collected by the network. This could certainly mean surveillance cameras, air-quality sensors or decibel meters — but also things you don’t ordinarily think of as being networked, likesome newer parking meters. Don’t forget, either, that these days most mobile phones, games and music players also function as networked input devices.

Places where networked information is being displayed. Everything from gigantic billboards to multitouch HD screens emplaced on the street to the LED signboards at bus stops. Consider, too, how people’s choices in the city are being inflected by personal scale information displays, whether this means conventional maps or data visualizations (for example, of traffic, crime, air quality, or social activity).

-Places where networked information is being acted upon, either by people directly, or by physical systems that affect the choices people have available to them. This could be a “swarm” of people responding to the cues of a mobile social-networking application, an ATM, the state of a physical system (such as a barrier), or even something much subtler still — like people carrying umbrellas on a still-sunny day, because their phones have told them it’s likely to rain later on.

De la misma forma, ya que se trata de una guía, se señalan parámetros prácticos (a veces son los más complejos de establecer) para seleccionar el grupo para realizar el paseo por la ciudad así como consejos acerca de cómo gestionar al grupo de personas que realizan el recorrido  o el ritmo de realización.

 Ah, el Systems/layers se encuentra disponible para su impresióna través de Proboscis for the DiffusionTransformations series, con una presentación que permite cortar cada hoja en 4 partes y de esta forma tener un pequeño libro de consulta. Este proyecto ya ha sido presentado en varias ciudades, entre ellas Barcelona, a ver si alguien se anima a realizar un paseo por la ciudad.

QRator: etiquetando museos vía twitter

Qrator es el nombre de un sistema integrado de generación de conocimiento mediante el uso de códigos QR y dispositivos móviles, desarrollado en el  UCL Centre for Advanced Spatial Analysis  con el trabajo del Centre for Digital Humanities y UCL Museums . El tema de los códigos QR cada día mes rorprende más y sobre todo en un contexto de uso de dispositivos móviles y pedestrismo. Y un museo (y más allá de sus versiones virtuales) se conoce caminando.

QRator (un curator o curador es uan persona que gestiona colecciones de arte) invita a que los visitantes del Grant Museum of Zoology (reabierto recientemente)  mediante un Ipad dejen su impresión sobre las diversas piezas y exposiciones del museo, las que pueden ser compartidas y comentadas por otros visitantes. Además el etiquetado en twitter permite que las discusiones acerca de la visita continúen fuera del museo.

Hace unos meses creé un post acerca del uso nuevas tecnologías en museos, pero en este caso Qrator permite que esta discusión continúe fuera del museo y eso es una forma completamente distinta de comprender un museo propiamente tal, ya que parece que el exterior es precisamente algo a lo que el museo no alcanza, un museo parece ser algo cerrado, lo que ya parecía cuestionable en este híbrido mundo digital. Me gustaría conocer más detalles acerca del sistema de etiquetado y sobre el funcionamiento de todo el sistema así como el uso que se hace de este contenido por parte del museo.

En pocas palabras, se genera contenido para un lugar físico y materialmente acotado, pero fuera de este, a través de dispositivos móviles (Iphone o Android) y mediante hipertexto. Museo 3.0.

Ushahidi domando al terremoto en Japón

Me lo he pensado muchísimo antes de escribir este post, porque lo del terremoto en Japón me ha llegado mucho y no es para menos, todavía me acuerdo cuando mi papá me contaba cómo se enteró de niño, del desembarco en Normandía, en aquella época, las noticias en ocasiones tardaban días en llegar. Ahora la catástrofe es on-line, inmediata y de un realismo brutal, la cobertura de las olas comiéndose ciudades ganarían un premio en la categoría cine de catástrofes si esta categoría existiese.

Pero bueno, o seguimos en la tragedia o elegimos la vía opuesta, así que este bloguero elige la vía de la esperanza, porque las catástrofes en la era de internet también son enfrentadas con la ayuda y la esperanza on-line. Y navegando por Boing Boing, descubrí que Ushahidi había entrado en acción en Japón, como lo estuvo también antes en Haití y en otras catástrofes, mapeando el desastre y la esperanza.

Ushahidi es una plataforma de mapas on-line que se nutre da la información que aportan los usuarios a través de datos provenientes de sms, twitter o e mail, por lo que el teléfono móvil es vital. Es una expresión de la Neogeografía en su faceta de crowdsourcing, porque sin duda alguna la experiencia de las personas en el conocimiento del territorio resulta vital en este escenario, muy cerca tal vez del concepto de VGI que plantea Goodchild.

Ushahidi nació en Kenia cono el objetivo de reportar los actos de violencia en la crisis post electoral del año 2008. Ushaidi es de código abierto por lo que cualquier usuario con conocimientos puede adaptarlo a sus necesidades.

El menú permite organizar el mapa mediante filtros, a partir de las opciones como transportes, infraestructura, servicios o ayuda de urgencia, esta última como mostramos en la imagen.

También existe una línea de tiempo que permite ver cómo se comportan las intervenciones cronológicamente. Como podréis ver, a pesar de todo, la plataforma se mantiene muy activa y espero que siga así.

Ushahidi en swahili significa  testimonio” o “testigo.

Ganbare Nihon.