Map your mind in Utrecht

He mencionado en varias ocasiones La Imagen de la Ciudad De Kevin Lynch (1960), un libro que me parece imprescindible para comprender la ciudad donde lo digital y lo físico conviven y se renuevan cotidianamente, porque al igual que la geografía, la ciudad no ha muerto, sino que está más viva que nunca.

En el libro mencionado, el urbanista del MIT, exponía los resultados de una investigación aplicada en las ciudades de Boston, Jersey City y Los Ángeles.  Lynch concluyó que existen cinco elementos comunes que los habitantes organizan en su imagen mental de la ciudad: sendas, bordes o límites, barrios, nodos o nudos y mojones o hitos. Y una gran similitud con la investigación de Lynch (del cual, este proyecto se reconoce deudor), tiene Map your Mind, una iniciativa desarrollada en Holanda, en la ciudad de Utrecht.

Y en esta web podemos acceder a mapas realizados por personas que poseen vivencias asociadas con la ciudad, pero a diferencia de otras plataformas que hemos comentado aquí, se trata de mapas realizados a mano (se reconoce también la influencia del proyecto Handmaps, que recopila mapas hechos por las personas a mano). Algunos son muy sencillos y otros son muy atractivos visualmente hablando, como elde Hannet (aquí arriba), lamentablemente, el idioma me impide conocer más, salvo el mapa de Danniel (aquí abajo), que está en inglés. Pero todos nos recuerdan una vez más el rol de la memoria en la vida de las personas que corresponde al me sucedió y la espacialidad de esta, que corresponde al me sucedió aquí y aún más, la necesidad de compartirla que corresponde lógicamente al: les quiero contar lo que sucedió aquí.

Somos contadores de historias.

 

 

Dicken’s London Map

Desde niño me ha gustado Dickens, y he leído varios de sus libros, si bien al que le tengo más afecto es a Un Cuento de Navidad (A Christmas Carol), la historia de redención en la que Ebenezer Scrooge es visitado por los fantasmas de las Navidades pasadas, presentes y futuras.   Existen varias versiones, pero personalmente la que me llega más al corazón es la que protagoniza George C. Scott (Patton), pero debo reconocer que también me gusta mucho la versión de los Muppets en la que Michael Caine hace de malvado Scrooge y sin duda alguna la versión en la que  Bill Murray hace de Scrooge, en esta ocasión un deleznable ejecutivo de la televisión.

Y así buscando información sobre Un Cuento de Navidad encontré el Dicken’s London Map (Londres es a Dickens tanto o más que Nueva York a Woody Allen)  en el que se marcan puntos de la ciudad que se vinculan a los libros del autor británico. El mapa forma parte de la David Perdue’s Charles Dickens Page, sitio absolutamente necesario si alguien es curioso, devoto o lector de este gran narrador.

No es un mapa exhaustivo (ya lo advierte el autor) ni de un alto nivel de usabilidad, de hecho al clicar en alguno de los puntos no se despliega una ventana, sino que se activa un link que lleva a la misma páginas. En la información de cada locación (en orden alfabético) se pueda acceder también a más información a partir de las siguientes pestañas: dictionary (Diccionario Dickens de Londres), detail (mapa de Londres de 1859) y today (fotos aéreas del Dicken’s London Map). También existe un link para retornar al mapa.

Pero lo  más curioso es que las grandes nevadas como la que aparece en el libro mencionado se produjeron en la infancia de Dickens entre 1810 y 1820 aproximadamente, y Dickens nació en 1812 (o sea que el próximo año se cumplen 200 años), por lo que en Cuento de Navidad, tal vez plasmaba parte de su infancia. Y supongo que la idea de una Navidad nevada con villancicos me viene de este libro y sus adaptaciones cinematográficas, y digo que me viene de ahí porque para los que hemos nacido en el cono sur, la Navidad tiene poco de nevada: sólo en los cuentos.

Mapeando el amor en Nueva York

Ignoro si los situacionistas franceses llegaron a vislumbrar la simplificación de las herramientas cartográficas que conduciría a lo que aquí hemos denominado Neogeografía, pero lo que si creo es que nunca se les pasó por la cabeza que incluso las grandes empresas y firmas orientadas al lujo, actuarían de mediadores en la espacialización de la memoria de los seres humanos.

En este caso se trata de Love Is Everywhere, Share the place where your hearts beat faster. Este es un mapa de Tiffany & Co, en el que es posible anotar el espacio de la ciudad de Nueva York con nuestra memoria afectiva romántica, por así decirlo. El mapa (Mashup de Google Map) nos permite espacializar los lugares donde conocimos a nuestra pareja, donde nos besamos, donde nos miramos por primera vez, en pocas palabras, esas situaciones que permanecen en nuestra mente de por vida.

Yo mismo recuerdo hasta la ropa que llevaba en alguna ocasión, la hora y hasta una canción que se escuchaba a través de una ventana que con el tiempo me aprendí. Y en mi caso además aquello llamado romanticismo es más bien anglosajón y sin ofender a nadie, París me parece una ciudad maravillosa, pero Londres o Nueva York son mis escenarios predilectos para “fall in love”.

Esta plataforma centrada en Nueva York pero extensible a todos los Estados Unidos, en cuestión nos permite literalmente hablando, poner un corazón en aquella porción del espacio donde deseamos vincular alguna vivencia relacionada con el amor. Y digo, poner un corazón porque si clicamos en share your love, se despliega un menú de herramientas, donde la primera opción es Drag this heart to a location. A continuación debemos poner las iniciales de las parejas involucradas en la vivencia (se supone la participación de dos personas) y finalmente una descripción de la vivencia (opcional).  

Ah, yo me quedo con esta anotación, que mejor que compartir algo dulce con alguien.

Ah, encontré esta plataforma través del blog Maps ante City. Map girl living in the city, gran blog.

 sucede.

Dipity: Time line, map and blog

Hacía ya un tiempo que no revisaba un ejercicio práctico, una herramienta propiamente tal, y hacía tiempo además que quería dedicar un post a Dipity, una plataforma que permite crear líneas de tiempo. A menudo olvidamos que una de las características del estado actual de la web es que permite el acceso a múltiples herramientas de sencillo uso, de gran accesibilidad y de prestaciones asombrosas.

Si ingresamos a la Home de Dipity podemos encontrarnos con diversos ejercicios en los que se realizan líneas de tiempo, de hecho existe un índice alfabético y también un buzón de búsqueda, sólo por dar un par de ejemplos: History of the NASA Space Shuttle Missions o A History of Oprah Gail Winfrey

 

Ya hemos hablado en este blog en muchas ocasiones, cómo las nuevas tecnologías permiten desarrollar nuevas narrativas ya que gracias a su facilidad de vinculación de información, la linealidad incluso si es establecida de antemano puede ser enriquecida. En este caso se trata de una línea de tiempo que cumple con su objetivo de primera instancia: navegación cronológica a través de hitos. En cada uno de los acontecimientos se despliega una ventana que provee información acerca de este hecho relevante. También se puede modificar el tamaño de la imagen de la línea mediante una herramienta zoom-in zoom back, similar al de Google Maps.

Las posibilidades de formato son varias como puede verse en el ejemplo de la rueda céltica, ya que se puede utilizar texto, una imagen o un video, lo que contribuye a contextualizar o ampliar la información acerca del nodo cronológico.

Pero en esta ventana también existe la posibilidad de compartir la información a través de herramientas de redes sociales como facebook y también de realizar links a más información. Pero lo más llamativo es que cada acontecimiento de esta línea de tiempo, también puede ser mapeado, es decir a la línea de tiempo original le podemos asignar valor espacial. Con lo que volvemos a la matriz por esencia de organización del ser humano: tiempo y espacio. Y este no es un tema menor, ya que al situar el tiempo, permitimos dotar a la información de un contexto geográfico, local y próximo.

Pero también (y para sorpresa mía) cada nodo de tiempo (y espacio) permite realizar comentarios con lo que esta línea de tiempo que puede también ser línea espacio temporal múltiple, asume la mecánica del blog, ya que cada nodo temporal se convierte en esta instancia en un post.

De forma que Dipity, no es sólo una línea tiempo, sin duda alguna puede utilizarse de esa forma porqué no, pero sus posibilidades hipertextuales hacen de esta una herramienta que puede utilizarse sin duda alguna en cualquier aula y las ideas que se me vienen a la cabeza son muchas: a partir de un mapa crear líneas de tiempo vinculadas (de forma individual o colectiva), generar granjas de líneas de tiempo hipervinculadas o trabajar a partir de los comentarios de los blogs o todo a la vez o….. Es posible darse de alta (yo ya lo he hecho) y comenzar a trabajar y en cuanto tenga tiempo espero mostrar una línea de tiempo o tiempos y espacio. Nuevas formas de narrar, nuevas formas de enseñar.

Narrativa digital y participación comunitaria

A través del blog Nómada, de Juan Freire, al cual ya nos hemos referido anteriormente, hemos accedido al proyecto  Narrativas digitales para la participación comunitaria en la gestión de ecosistemas costeros en el que participan la Universidad de A Coruña y la Universidad Federal de Bahía y que se ha puesto en marcha en América Latina y España de forma conjunta. Se trata de un proyecto interdisciplinario cuyo objetivo principal es,

“…provocar un debate interno y al empoderamiento de las comunidades locales que viven en estrecha relación con su territorio al explotar sus recursos naturales (en concreto trabajaremos en Garapua en el archipiélago de Tinhare en el estado de Bahía en Brasil y en Aguiño en Galicia)”.

Como señala Freire, en este proyecto, se trata de explorar las posbilidades que tienen las tecnologías digitales para que los integrantes de las comunidades selecionadas desarrollen sus narrativas y el efecto o relación que tengan estas con los ecosistemas costeros.

Acualmente el proyecto se encuentra en sus fases iniciales  de realización, pero podéis ingresar en la web que ya se encuentra activa. Por mi parte me interesa mucho el proyecto piloto sobre todo en cuanto a lo que implica la selección y gestión de los métodos y tecnologías para la construcción colaborativa de naraciones digitales.

Se trata de un proyecto muy interesante, no sólo por el gran potencial de la narrativa digital que ya he comentado aquí y de su relación con la cartografía o Neogeoegrafía que también ya se ha comentado en este blog, sino y sobre todo porque se trata de diseñar formas de acción en dos comunidades particulares y eso siempre es interesante.

Desde acá un saludo a los integrantes del proyecto, cuyo trabajo espero seguir y documentar desde aquí.

Històries de Barcelona

Històries de Barcelona es una plataforma de historias personales con información espacial, es decir, un mapa digital de la ciudad de Barcelona, en el que cualquiera persona puede contar una historia relacionada con la ciudad condal. Y digo cualquiera porque hay aportaciones de personas que ni siquiera han estado en esta ciudad en su vida, pero que se sienten vinculados  a ella.

Esta plataforma es el resultado del comprometido y arduo trabajo de Laura Rahola y Marta Torres o de Marta Torres y Laura Rahola, como queráis. Y no es cliché hablar de comprometido y arduo trabajo, ya que estas dos periodistas catalanas de la UAB le han dado vida primero como un proyecto de fin de curso (en un posgrado en la UPC) y posteriomente como la plataforma de historias personales que es y como supondréis, casi siempre con aportaciones de su bolsillo.

Marta y Laura  señalan que la idea surgió de un libro de Enrique Vila Matas en el que se decribe cómo un inmigrante residente en la ciudad de Fez, en Marruecos, traza por las murallas de la ciudad mediante marcas, su mapa personal de esta.

La versión actual de Històries de Barcelona, es del año 2004 y probablemente se parece a muchas herramientas similares como es el caso de Organic City o City of Memory, pero con sus propias partcularidades. Las intervenciones se realizan sobre un mapa en el que mediante un sencillo sistema de script x-y se  espacializan las historias que deseamos contar sobre la ciudad. La organización espacial corresponde a  los distritos de la ciudad.

El etiquetado que han creado Marta y Laura es el siguiente: Amor, Anada d’olla, Ficcions, Històric, Històries de bici,  No a la guerra, Queixa y Quotidià. Ellas señalan que las etiquetas por un lado correspoden a expresiones propias del ser humano como es el caso de Amor y Quotidià y también a iniciativas particulares como por ejemplo No a la Guerra o Ficcions. Ficcions  nació de una colaboración con el Ayuntamiento de Barcelona en el año 2005 (año del libro) y que tuvo como resultado un concurso de historias sobre la ciudad en el que Vila Matas fue jurado.

Pero probablemente, una de las cosas que llama más la atención (o por lo menos a mi) es la gran cantidad de comentarios que se generan a partir de un post: algunos posts superan la cifra de 100 comentarios. Pero aún más, la cantidad de información que se genera en los comentarios supera la información original con creces generándose una narrativa independiente y múltiple. Al respecto recomiendo leer el post La font del Gat i la Marieta de l´ull viu. Hay posts con más comentarios, pero esta historia que cuenta con 28, creo que es un gran ejemplo de esta narrativa que nos muestra la ciudad como un todo polifónico y desde la vista de quienes la crean y la cuentan o sea sus ciudadanos.

El próximo proyecto de Marta y Laura es aplicar la mecánica de Històries de Barcelona en Cornellà ciudad situada junto a Barcelona, mediante una subvención del ayuntamiento. Esta será una web independiente, pero vinculada a la web original. Suerte!!!


Murmur: la oreja verde

murmur Cuando me encontré con Murmur Madrid, creí inicialmente que se trataba de Mumur, experencia desarrollada en Canadá y que poco a poco se ha ido extendiendo a otras ciudades como Sao Paulo y Dublín. Murmur permite a los usuarios-ciudadanos grabar sus experencias vinculadas a un lugar determinado mediante un sistema de telefonía IP, in situ. Este lugar queda georeferenciado mediante un símbolo muy particuar: una oreja verde. Cuando se transita por la ciudad al ver la oreja verde puedes llamar al número y escuchar la historia que ha sido aquí georefrenciada. Pero también existe la posiblidad de escuchar estas historias a través de la web del proyecto en un mapa de la ciudad. Nótese que los mapas no obedecen a lo que puede llamarse cartografía tradicional, sino a una cartografía más personal, lo que nuevamante nos hace reflexionar acerca de las verdades provenientes de la cartografía personal y la validez de esta. Pero lo más importante es cómo los ciudadanos pueden conocer otra ciudad, que paradojalmente es la ciudad hecha por ellos, como transeúntes. ¿Hay algo más natural que caminar por la ciudad? Y hoy por hoy cabe hacerse otra pregunta: ¿hay algo más natural que caminar por la ciudad con un teléfono móvil?